lunes, 11 de marzo de 2013

RESURGIMIENTO

La luna vino a verme en pleno día. Me lamió el subconsciente con su lengua de azúcar. Me dibujó cráteres en los ojos del alma. Me hizo despertar de ese letargo agónico que es mi vida. Tras las telarañas estaba mi musa. En esqueleto, claro. Desperté y vi la luna sonriendo. Solemne. Sin la gilipollez del emoticono ¿Te han hecho daño los Apolos? Mi luna ¡Pobre luna! Mi Ártemis, mi Astarté, mi cazadora de sueños. Ya tantos años muda. Casi desde el 69 me había olvidado de ella. Desde el último 69. Mis iconos sexuales han envejecido. Mis amigos han muerto. Luna de marzo, despertando narcisos. Tanta belleza desaprovechada. Espejos en la niebla. Todo se desvanece hasta que sólo queda tu luz en mi memoria... Y la mierda de la televisión encendida ahí fuera.
La luna vino a verme ayer, me emborrachó de rocío y me dio un ultimatum: siente o muere.

3 comentarios:

Hugo y Porcia. dijo...

Uy Vic que oscuro es este texto. Pero me gusta muchisimo. La luna vino a verte y las musas tambien. A ver si se quedan contigo un ratito

Hugo y Porcia. dijo...

Soy Moni, por cierto. Este es mi otro blog, aunque lo tengo algo paraillo

Víctor dijo...

Ah, hola Moni...